Facebook  Twitter  YouTube  Instagram

Un poeta en la noche

ASPAYM Murcia

Un poeta en la noche

Inaugurando lo que esperamos que sea una ventana abierta para los socios de Aspaym Murcia, tenemos el gran placer de presentaros a Juan Manuel Díaz García. Gran apasionado de la poesía que cuenta con dos segundos premios nacionales y cuatro segundos premios regionales en este género.

A Juan Manuel la afición por la poesía le viene desde pequeño. Siendo el menor de cuatro hermanos, recuerda que mientras el mayor y un íntimo amigo estudiaban, él jugaba bajo su escritorio. Los dos eran muy amantes de la lírica y leían mucho a Rafael de León.

A los doce años le internaron en un colegio Salesiano de Cádiz. Estos tenían por costumbre reunir a los novatos en el salón de actos, y les preguntaban si sabían hacer algo; tocar, cantar, etc…, Juan Manuel dijo que sabía recitar. Así que, lo subieron al escenario y recitó «Penas y alegrías del amor».

Naturalmente, de Rafael de León se quedó como rapsoda del cuadro artístico, ya que cada vez que cambiaba de colegio lo hacía con compañeros del anterior.

Siguió siendo el recitador hasta los 19 años que ingresó en la aviación. Entonces, siguió escribiendo, pero no recitando.

Ser militar es como el caracol que siempre lleva la casa a cuestas, pero cada vez que le trasladaban iba dejando parte de su vida atrás. Cosas que se caen, que se pierden, que se rompen…, y empezaba de nuevo cuando se establecía otra vez.

Estando destinado en Alcantarilla, un amigo le llevó a centro de mayores de La Alberca y allí siguió recitando. Incluso, una vez tuvo el inmenso placer de ver a todo el público del Teatro Romea puesto en pie aplaudiéndole un poema suyo.

LAGRIMAS DE TIERRA Y POLVO

Y con el Centro de Mayores del Paseo Corvera ha recitado sus poesías por toda la provincia, consiguiendo un premio para dicho centro en Cartagena.

 

Un desafortunado día le cayó un peso de unos 80 kilos en la cabeza que le rompió dos cervicales, la 4ª y la 5ª. Al operarle, le tocaron un poco la médula, lo que originó la hemiplejia que padece. Le aseguraron la silla de ruedas para el resto de su vida, pero a base de esfuerzo y con la gran ayuda de los fisioterapeutas ha conseguido dejarla en la cochera. Ahora puede andar, subir y bajar las escaleras de su dúplex.

Mantenerse activo, evitar el sillón prolongadamente y las noches de escritura, es su mejor tratamiento para sobrellevar su dolencia.


Se dice de un poeta que es una especie de visionario a través de lo onírico y de la realidad de su tiempo, que hace uso de su imaginación para componer un relato en verso.

Como queremos saber un algo más sobre su inquietud por la poesía, hemos indagado un poco en su inspiración a través de este breve cuestionario…

¿Cuál fue el primer libro que te impactó y por qué?

No recuerdo el titulo pero creo que el autor se llamaba Masense Mardermech, o algo así.

¿Y la primera historia que escribiste?

Se perdió en el tiempo, creo que fue una queja de amor a la chica con la que salí en Valladolid.

¿Quién es tu escritor favorito? Puedes escoger más de uno y de todas las épocas.

Vicente Medina, Pemán, Rafal de León,… principalmente los poetas.

¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado conocer y crear?

Tendría que pensarlo…

¿Alguna manía a la hora de escribir o leer?

Enterarme de la vida del autor y tratar de emularlo.

¿Y tu sitio y momento preferido para hacerlo?

Mi despacho y la noche.

¿Qué escritor o libro te ha influido en tu trabajo como autor?

Todos, porque quien lee a fondo la vida y obra de un autor tiende a imitarlo.

¿Cuáles son tus géneros favoritos?

Arqueología y poesía.

¿Alguna curiosidad que quieras compartir con nosotros?

Todas las naciones de la Unión Europea lanzan dos monedas de 2 euros conmemorativas al año. Si te pones a tratar de averiguar quienes o qué son, estás estudiando historia mundial. ¿Sabias que el autor de «La Divina Comedia», Dante Alighieri, es el reformador del idioma italiano reconstruyéndolo como es en la actualidad? Eso lo he aprendido con las monedas.

Sabemos que has recibido varios premios nacionales, ¿nos puedes hablar de ellos?

He recibido 2 segundos premios en concursos literarios de ámbito nacional:

 

BORRACHO
Échame otra copa… ¡Amigo!
Lléname otro vaso. ¡Viejo!,
¡Sí, ya sé que estoy borracho!
¡Qué más da!, ¿si quiero…
olvidar mis penas? ¡Olvidar…!
¡¡No puedo…!!
Era ella tan buena…
¡Era…! Que ya se me ha muerto.
Y se la llevaron metida en un féretro
que si cierro los ojos… Todavía lo veo,
Aún sigue en mis labios
el sabor amargo del último beso
y suena en mis oídos
su adiós… postrero…
¡Adiós no! No me dijo adiós…
Me dijo: ¡Hasta luego!
Que donde yo vaya
por siempre te espero.
¡Y yo sigo vivo!
Por eso es que bebo,
para ver si me miento,
que hacer esperar a una dama
no es de caballeros.

 

LOS RESCOLDOS
Ven, siéntate a mi lado
muy juntito al fuego
que estando muy juntos
calor nos daremos.
Está haciendo frío
en este crudo invierno,
y nuestras primaveras
pasaron ya hace tiempo,
cuando se quemaron
en un fuerte incendio
de amor y pasión,
juventud y cuerpos.
Entre las cenizas
quedan los recuerdos,
como los rescoldos
cuando arden los leños.
Y aunque no se prendan,
pues ya… no soplan los vientos,
siempre quedan brasas
que, entre su chisporroteo,
parece que digan…
¡Aunque han pasado los años
te sigo queriendo!

 

JUNIO EN MI HUERTA
Murcia, 1997. Tercer premio de poesía “Emilia Pardo Bazán”.

Al caluroso día
le sigue una noche   
fresca y estrellada,
llena de perfumes,
plena de bellezas.
   El croar de las ranas,
entre zambullidas,
en la cercana acequia,
apenas molesta a los ruiseñores,
que entonan sus trinos
entre la maleza.
Escuela de vates,
competición de poetas
en la que, cada cual,
imprime a sus trinos
toda su potencia.
   Salta, trina y canta,
entre limones y naranjos,
al pie de la acequia
y regresa al nido
para ver si llega
la hembra que espera.
Mientras, la pausada brisa
de ráfagas inquietas
trae, entre jirones,
perfumes de alábegas,
jazmines y mentas.