Facebook  Twitter  YouTube  Instagram

Programa de Atención Personal y Vida Autónoma

ASPAYM Murcia

Programa de Atención Personal y Vida Autónoma

Actualmente nuestra comunidad autónoma cuenta con un alto índice de personas dependientes las cuales no tienen cubiertas sus necesidades, y la gran mayoría presenta unas carencias extremas que les obliga a depender de familiares para subsistir e incluso verse obligados a ingresar en residencias públicas si quieren disponer de una atención mínima de calidad, obligándoles entonces a abandonar el entorno que hasta entonces era suyo.

Según los datos publicados por la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social a 30 de abril de 2021, se han presentado un total de 52.363 solicitudes para obtener el reconocimiento del grado de dependencia, de las cuales solo se han resuelto 46.181. De estas, 40.842 han conseguido ser beneficiarias con derecho a algún tipo de prestación, pero son solo 35.409 los que actualmente están recibiendo alguna de esas prestaciones reconocidas por el sistema de la dependencia.

Con todo esto, ASPAYM Murcia con el impulso de su Federación Nacional, puso en marcha este proyecto de “Atención Personal y Vida Autónoma” (APVA) hace ya 29 años al reconocer las carencias sociales existentes y la falta de apoyo por parte de la administración, por lo que era necesario implantar un programa que no solo destinase su labor a la atención a las necesidades básicas diarias de cuidados, sino también a las dimensión emocional y social de las personas dependientes procurando hacerles partícipes de su propia atención, que alcanzasen cierto nivel de autonomía e independencia y que se les facilitase los recursos y escenarios adecuados para poder ser miembros de la sociedad en igualdad de derechos que el resto de los ciudadanos.

El servicio de ATENCIÓN PERSONAL y VIDA AUTÓNOMA (APVA), consiste en la prestación de un servicio integral a personas gravemente afectadas por una lesión medular, discapacidad física y/o daño cerebral, que busca mejorar su calidad de vida y fomentar su autonomía en la realización de tareas tanto de atención personal como dentro del hogar. Parte de la actividad esencial del programa, está en la búsqueda de la implicación y participación de los propios usuarios en la realización de tareas, con el objetivo de que se hagan responsables de su propio cuidado al tiempo que sea más autónomos, pero nunca sin perder la perspectiva de las condiciones y capacidades con las que cuentan cada uno de ellos.

Los objetivos del programa son: 

  • Dar continuidad al proyecto de Atención Personal y Vida Autónoma de ASPAYM y ponerlo a disposición de sus asociados.
  • Elaborar un Plan de Intervención individual para cada beneficiario.
  • Atender las necesidades básicas de personas con Lesión Medular, Daño cerebral y otras discapacidades físicas asociadas.
  • Instruir e Impulsar en el desarrollo de capacidades que les permita ser parte activa de su propia atención.
  • Fomentar la autonomía personal de los beneficiarios para que puedan realizar actividades por sí mismos o con la mínima ayuda posible.
  • Evitar la dependencia de otras personas, otorgando un respiro familiar a los cuidadores principales y prevenir la pérdida de facultades.
  • Garantizar el acceso de los beneficiarios y sus familias a otros recursos y prestaciones sociales.
  • Facilitar la integración de las personas con discapacidad en su entorno.
  • Evitar el aislamiento y la exclusión propiciando la integración en su entorno habitual.
  • Dotar al servicio de los profesionales formados y especializados en el trabajo con personas con problemas de movilidad.
  • Proteger la salud y evitar el contagio por Coronavirus.

Los Asistentes Personales se encargarán de realizar el trabajo de atención directa con los beneficiarios del proyecto mediante:

 

  • Ayuda en la atención a las necesidades personales básicas: aseo, alimentación, vestido, ingesta de medicamentos…
  • Ayuda en la atención a las necesidades domesticas básicas: cuidado de la ropa, orden y aseo de las estancias de uso exclusivo del usuario, preparación de alimentos…
  • Facilitar la relación con el exterior acompañando, ayudando e incluso instruyendo cuando sea necesario, en tareas habituales: ir al banco, al médico, hacer la compra, gestiones en organismos públicos…
  • Trabajar en habilidades y destrezas necesarias dentro del domicilio(por ejemplo, aprender a doblar y guardar la ropa utilizando una sola extremidad superior)
  • Trabajar en habilidades y destrezas necesarias para la atención personal(por ejemplo, afeitarse, peinarse, lavarse los dientes…cuando ambas manos tienen la capacidad funcional mermada)
  • Trabajar en habilidades y destrezas a la hora de interactuar con el entramado social de su entorno (conocer dónde dirigirse para hacer una reclamación, una solicitud, obtención de un documento…, saber cómo defenderse ante una situación de discriminación verbal, conocer el entorno cultural accesible existente y disfrutar de él, aprender a moverse por los distintos transportes públicos…)
  • Enfrentar al beneficiario ante situaciones en las que estos puedan poner en práctica habilidades aprendidas que manifieste su grado de autonomía.
  • Trabajar la autonomía personal desde las necesidades manifestadas por los beneficiarios, adaptando el trabajo y el adiestramiento a esas actividades en las que tienen más interés.
  • Estricto cumplimiento por su parte y formación a usuarios y familiares, del uso correcto y necesario de aquellas medidas de protección y prevención para evitar el contagio por covid-19.

Cuidadora ayudando a una persona con movilidad reducida a levantarse de la cama

Descárgate la infografía en PDF con toda la información del programa.

Infografía APVA