Página principal

El lunes 12 de julio arrancaba la XV edición de la Campaña, "No corras, no bebas... no cambies de ruedas". Tras un 2020 en el que tuvimos una edición virtual, este año volvimos a las carretas junto a Dirección General de Tráfico - España y Guardia Civil.

Desde el lunes 12 hasta el domingo 18 se realizaron controles de velocidad por todo el territorio español.

A los vehículos retenidos, se les acercaba un voluntario de ASPAYM para concienciar sobre los riesgos de no cumplir con los límites de velocidad establecidos.
Además, los mismos voluntarios entregaron una pulsera con el enlace al microsite: nocambiesderuedas.es dónde se puede encontrar más información.

El exceso de velocidad provocó 44 de los 127 accidentes con víctimas registrados en las carreteras de la Región de Murcia hasta el mes de abril de 2021, lo que supone un 34,64%.

La velocidad es un factor clave en la siniestralidad vial que en el año 2019 estuvo presente en el 23% de los accidentes mortales, es decir, más de 300 personas fallecieron en toda España en accidentes en los que la velocidad fue uno de los factores concurrentes.

Por este motivo, y dentro de las campañas especiales de vigilancia y control contempladas en la operación especial de verano 2021, la Jefatura Provincial de Tráfico y la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil desarrollaron una campaña específica de control de velocidad que presentó el subjefe Provincial de Tráfico, Alberto Menchon, y el comandante de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, José Ángel Jurado.

La velocidad y los atropellos

Si la velocidad del vehículo que impacta es de 30 km/h, el riesgo de muerte del peatón es de un 10%, y si la velocidad es a 50 km/h, ese riesgo de fallecimiento se eleva al 90%.

« A partir de 80 km/h es prácticamente imposible que un peatón se salve en un atropello. A una velocidad de 30 kilómetros por hora, el riesgo de muerte del peatón se reduce al 10%», explicó Menchón.

Durante toda esa semana, 200 agentes del sector de tráfico de la Guardia Civil controlaron más de 25.000 vehículos en vías interurbanas. Para ello se utilizaron seis cinemómetros, algunos de los cuales iban integrados en vehículos patrulla o con colores comerciales. A estos controles se sumaron los controlados en vías urbanas por las Policías Locales que se adhirieron a la campaña.

En la presentación participaron voluntarios de Aspaym Murcia, entre ellos nuestro Secretario Raúl Martínez, que realizó una labor de concienciación entre los conductores sobre los riesgos asociados al exceso de velocidad al volante.

 

La historia de Raúl

Raúl tenía 21 años cuando el exceso de velocidad le llevó a sufrir un accidente de motocicleta que le dejó con una lesión medular grave que lo mantiene casi dos décadas en silla de ruedas. "Aquel día salí con la moto y no regresé a casa hasta un año después". Dice nuestro voluntario, que en la actualidad tiene 38 años, que la que peor lo lleva es su madre: "siempre me decía que no le gustaban las motos", recuerda.

Raúl dice sentirse orgulloso en participar en campañas de este tipo para evitar lesiones como la que sufrió él y que le cambio la vida por completo. También suele participar en acciones de acompañamiento con pacientes en el Hospital Nacional de Parapléjicos "es importante no solo concienciar para evitar accidentes de tráfico como el que sufrí yo, sino también acompañar a otras personas que inician este proceso", asegura.

Raúl trabaja como voluntario en ASPAYM, una asociación que tiene como seña de identidad, trabajar para mejorar las condiciones de vida del colectivo de personas con discapacidad en general, y lesionados medulares en particular.


Nuestro Presidente, José Gracia, ha reivindicado una mayor atención por parte de las diferentes administraciones para este colectivo de personas que luchan cada día para sentirse integrados en la sociedad: "en un supuesto estado de bienestar social como el que vivimos deberíamos de tener cubiertas necesidades básicas como el material ortopédico o autonomía personal y dependencia". A día de hoy, salvo algunos servicios concretos como el poder acudir a un Centro de día, "la ley de Dependencia es insuficiente".

Por su parte, María del Mar Martínez Franco, vicepresidenta de ASPAYM Murcia,  también nos conciencia de la importancia de la seguridad vial para evitar accidentes graves, y denuncia la falta de concienciación y de civismo de gran parte de la sociedad con las personas en silla de ruedas. No se respetan las zonas de aparcamiento, se obstaculizan las rampas en las aceras y, en general, se ignora que una persona con movilidad reducida también tiene derecho a trabajar, estudiar o disfrutar de su tiempo libre sin barreras arquitectónicas.